“Si no tuviera gratuidad, habríamos tenido que vender la casa para que yo pudiera estudiar”